Equilibrio

Hace unos años una Sra joven con lágrimas en los ojos me repetía que no entendía cómo su hija pudiera ser víctima de abuso sexual, pues ella (y su familia) siempre mantenían una «alta vibración» y esas situaciones, obviamente, se daban en personas carentes de consciencia.
¡Qué situación más fuerte!

Sobre el cáncer he presenciado el mismo fenómeno, inconscientes con buenas intenciones, que le repiten a una persona gravemente enferma que lo único que tiene que hacer es elevar su vibración, ajá…
porque es facilísimo hacer eso… ¿verdad?, sobretodo cuando se está aterrado, pensando y sintiendo que se va a morir…
¿Cómo le dicen, Swami Vivekananda, o Don Juan?

Ahora con la cuestión de la pandemia la ignorancia se muestra audaz, evidenciando un desconocimiento total del funcionamiento de ciclos vitales virales y de nuestro propio sistema inmunológico y Dios libre tratar de explicarles a ‘ciertas personalidades’, que epidemiológicamente hablando las cosas no son ‘blancas o negras’, ‘buenos contra malos’, te tratan de ignorante, de víctima de lavado cerebral, ellos, que han alcanzado la iluminación a punta de memes, psicodélicos y vídeos de YT.
~ Todo es una mentira a excepción por supuesto de «mi verdad», y si no pensás como yo, sos una oveja 🐑

Sí, soy muy ignorante y justo por eso me mantengo curiosa, me daría miedo alcanzar cualquier verdad que no me susurre Mi Propio Silencio.

A mí la Vida me ha enseñado a no sentirme intocable, pues nada de lo humano me es ajeno, por supuesto que trato que mis decisiones diarias sean conscientes y que me lleven a buen puerto, Eso es lo que entiendo como libre albedrío, pero justamente por reconocer la volatilidad de la naturaleza humana, sé que en cualquier momento la vida cambia, y lo que menos necesita una persona enferma, o con dificultades, es sentirse señalada, o culpable por tener X enfermedad, o estar pasando por un mal tiempo.

«Eso te pasó por vibrar en miedo….»
«Eso te pasó por pecadora y salir a tomar…»

¿En qué se diferencia ambas afirmaciones?

No son acaso consuelos ilusorios para sentirnos de alguna forma «protegidos» y «regodeados en nuestra superioridad moral», eso a mí (a mi familia) no me va a pasar… Ilusiones dadas por la religión unas y otras por una visión de espiritualidad algo estrecha.
«No hablés de temas negativos», me increpa una mujer cuando le estoy explicando que si no hacen las respectivas vueltas migratorias, a su pareja posiblemente lo deporten…
Vale, me callo.
Y disfruto del schadenfreude, porque yo sí soy una carepicha.

Eso me diferencia de ustedes, yo a mi obscuridad no le temo, no la perfumo, ni la justifico, ella es parte integral de mí, por eso yo a nada llamo destino.
Honestamente el único ‘remedio para la vida’, es mantenerse anclado en el presente, en el aquí y el ahora, resolviendo lo que se presenta y accionando.

Y bueno, he sido testiga de milagros médicos, en personas quienes no sólo se curan, sino que mediante un despertar Espiritual, adquieren un conocimiento profundo sobre sí mismos, conocimiento que se trabaja hasta el día que uno parta hacia la nueva aventura!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *